[Barrilete]

27 nov. 2010

LAS COSAS QUE NO ENCONTRÁS CUANDO ESTÁS NERVIOSO



‎[Dijo: "PARA SIEMPRE", y no se preocupó por la posibilidad de un cáncer, de una muerte absurda, prematura y violenta. No se preocupó por los demás, ni por un futuro incierto. Dijo: “PARA SIEMPRE” y salió corriendo, a remontar su barrilete negro, para estrellarlo contra ese cielo color vómito, en esa ciudad de mierda, donde las plazas envejecían y los árboles ya no morían de pie (porque la dignidad es una mentira). Ignoró los cadáveres. Ignoró a los mutilados, a los suplicantes. Ignoró a todos esos hijos de puta que no se quieren hacer cargo pero levantan carteles. Los ignoró (uno por uno) y llegó hasta ese lugar donde se rumoreaba que la gente estaba infectada.
Se enamoró de una piba de mal carácter, que le gritaba muy ofendida a la Luna que ya apenas se veía. Una piba que de noche se llenaba de preguntas y dudas. El respondió: “PARA SIEMPRE”. Una y otra vez, convencido, sonriente.
Ella lo odió con todo su ser cuando él decidió dejarla. Le dijo que eso no era “Para siempre”, él le dijo que aún le faltaba entender qué era “Para siempre.”
Buscó de todo, nunca un trabajo. Tuvo tres novias, se enamoró demasiadas veces, consiguió tres amigos (uno de ellos un perro) y nunca dejó de hacerle “Fuck You” a dios (o a quien fuera que lo miraba) con su barrilete.
Nunca se sintió del todo comprendido. Nunca logró comprender a nadie.
Murió en esa ciudad de mierda; en esa ciudad muerta. Viejo, de barba, soñador.
En poco tiempo todos lo olvidaron. PARA SIEMPRE.]


[Dice mi mejor amigo que el día que te morís es sólo un día más. Hoy le creo.]

0 Diálogos: